¿Sabes cuántos tipos de restaurantes existen?

Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en pinterest
Pinterest

¿Tienes una idea de los tipos de restaurantes que existen? Se te ocurren unos cuantos, ¿verdad? Efectivamente, con la globalización y el importante cambio de hábitos, que se han ido adquiriendo y arraigándose paulatinamente en la población en los últimos treinta o cuarenta años, la diversificación de la oferta ha sido notable. Y eso que solo hablaremos de los tipos de restaurantes que existen a nivel nacional. Por supuesto, todo depende del criterio de clasificación que apliquemos.

Desde Manageat, tus profesionales de la gestión gastronómica, esperamos que este artículo te resulte interesante. O que incluso, quizá, pueda servirte de inspiración para reinventar tu propio restaurante. Vamos allá.

Definición de restaurante

En primer lugar, para clasificar los distintos tipos de restaurante, tendríamos que definir qué es un restaurante. Según la RAE, es aquel establecimiento público donde se sirven comidas y bebidas, mediante precio, para ser consumidas en el mismo local. Es decir, que en este caso, un restaurante virtual u otro que solo sirva comida para llevar no serían considerados como tal. Sin embargo, un bar en el que se consumieran tapas en barra sí que podría caber en la definición de la RAE.

La clasificación que hemos preparado será mirando hacia los restaurantes al uso (o casi). Y dejaremos los bares, gastrobares, tascas, cafeterías, mercaurantes, foodtrucks y demás negocios gastronómicos para otra ocasión.

Tipos de restaurantes según su comida

Aquí planteamos una clasificación basada simplemente en el tipo de producto que se ofrece. La mayoría surgen a raíz de la segmentación y el estudio de los mercados, que nos dan una idea de cómo ha evolucionado y cambiado la demanda y de cuáles son las nuevas necesidades de los clientes. Muchos tipos de restaurantes limitan su ubicación a grandes ciudades o localizaciones muy específicas y previamente analizadas con respecto a su potencial.

  • Vegetarianos. Y veganos. Una tendencia que va en aumento en estos últimos tiempos, sobre todo porque las nuevas generaciones comienzan a estar más sensibilizadas con el cuidado del medio ambiente y el ahorro de los recursos. Si te interesa este tema, puedes echar un vistazo a nuestro artículo sobre los alimentos plant-based.
  • De cocina internacional. Dependiendo del criterio de clasificación que eligiésemos, también podríamos denominarlos restaurantes temáticos. Aunque nosotros hemos preferido sacarlos de esa categoría, ya que entonces un restaurante con comida típica de una región específica de nuestro país también debería ser considerado temático.
  • Restaurante tradicional. Difícil de definir, puesto que englobaría a una buena parte de los restaurantes de nuestro territorio nacional. Pero si tuviéramos que hacerlo, nos referiríamos a aquellos que ofrecen comida típica de cualesquiera de las regiones, provincias o localidades que conforman nuestro país.
  • De comida rápida. Un modelo de negocio gastronómico importado del gigante americano que ha sabido adaptarse a prácticamente todos los gustos y culturas. Servicio y comida rápida por precios muy competitivos.
  • Fast casual. Una nueva tendencia que nace con la filosofía operativa de los fast food, pero ofreciendo comida aparentemente más saludable. Es decir, se mantiene el servicio de mostrador de los restaurantes de comida rápida pero en lugar de hamburguesas o pollo frito, el menú suele constar de ensaladas, zumos naturales, crudités y similares.
  • Monoproducto. La característica definitoria de este tipo de restaurantes es que su cocina se basa en un producto central único. Por ejemplo, aquel que solo prepara platos con ave, el que únicamente sirve croquetas o aquel local que tan solo prepara tortillas. Si quieres saber más sobre los monoproducto, en auge en la actualidad, no te pierdas nuestro artículo sobre este modelo de negocio.

Restaurantes según el desarrollo de sus operaciones

Es decir, dependiendo de cómo se desarrolle su actividad y sus operaciones, encontraremos los siguientes tipos de restaurantes:

  • Restaurante físico. Digamos que sería el que define la RAE como tal. Aquel local en el que comeríamos in situ.
  • Restaurante virtual. Por oposición y a pesar de que, volviendo a la Academia, éste no sería un restaurante como tal, debemos incluirlo dentro de esta clasificación ya que en los últimos tiempos su éxito se ha disparado. Esta clase de negocios gastronómicos no dispone de comedor, sino tan solo de cocina, desde la que se preparan pedidos que entran online o telefónicamente. Puede tener su propia cocina o contratar una ghost kitchen para la producción de los platos.
  • Take away y delivery. Pueden ser restaurantes físicos que además cuenten con este servicio. O bien, locales en los que no se puede comer in situ pero sí que atienden directa y presencialmente al cliente para servirle sus pedidos.
  • Drive-thru. Igual que los take away pero con instalaciones adaptadas con el objetivo de que el cliente no tenga que bajarse del coche para pedir y ser servido.
  • Buffet. Como ya sabemos, el buffet consiste en la preparación de varios platos dispuestos para que el cliente se sirva a discreción de todo lo que desee a cambio de un precio establecido previamente.

Según su ambiente

Podemos establecer otra categoría de restaurantes simplemente atendiendo al ambiente que ofrecen, la experiencia que quieren brindar a sus clientes o la filosofía que pretenden que les defina.

  • Restaurantes temáticos. Aquellos que dedican su decoración, su ambiente y en cierto modo también sus platos a un tema en concreto. Podríamos hablar, por ejemplo, de restaurantes en los que la música es la protagonista, como los Hard Rock Café, uno de los más conocidos. Pero también existen restaurantes que son auténticos acuarios, otros suspendidos en una suerte de grúa y otros inclusos dedicados a Hello Kitty. Si sientes curiosidad, aquí tienes algunos ejemplos.
  • De autor. Es decir, un restaurante que ofrece una cocina original e innovadora basada en las ideas y propuestas del chef. En definitiva, una cocina única y muy personal.
  • Restaurante gourmet. Se trata de restaurantes de alta cocina, muy parecidos a los anteriores. Pero en este caso pueden centrarse en una cocina más tradicional aunque selecta, pudiendo también añadir toques de autor. Aunque esto último no es la filosofía esencial; de ahí la diferencia con el anterior.
  • Restaurante tradicional. En muchas ocasiones suele ser un negocio familiar. Dedican sus esfuerzos a preparar platos típicos de la zona o nacionales.
  • Restaurantes fusión. La cocina de fusión se caracteriza por la mezcla de ingredientes, sabores y técnicas culinarias de cualquier procedencia nacional e internacional.

Restaurantes según su categoría o tenedores

La clásica clasificación en la que no entraremos porque cada vez va teniendo menos presencia e importancia en el sector. Sistema calcado de las categorías por estrellas de los hoteles, los tenedores (de cinco a uno) o las categorías (desde lujo hasta cuarta categoría) estarían otorgados más en función del ambiente, decoración y servicios del restaurante que por la calidad de sus platos, que se suponen van parejos a esta clasificación, pero no tiene por qué.

En realidad, la calidad de las viandas que ofrece un restaurante hoy en día se categoriza más fehacientemente gracias a las estrellas Michelín o a los soles de la Guía Repsol, clasificaciones no oficiales que, sin embargo, son mundialmente conocidas y reconocidas.

Desde Manageat esperamos haberte entretenido con nuestro artículo. En el próximo te daremos algunos consejos sobre cómo gestionar la apertura de un restaurante. Mientras tanto, puedes descargarte nuestro primer ebook de gestión gastronómica. ¡Esperamos que te guste!