¿Qué es la slow food?

Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest

La slow food es uno de los elementos clave en esa nueva forma de vida que está surgiendo con fuerza en la actualidad. Y donde todo, absolutamente todo, es o pretende ser slow. El slow eating, la slow fashion, la slow beauty, y en fin, la slow life, una concepción de la vida mucho más relajada, más calmada y en resumen, más lenta. Es decir, lo que viene siendo una filosofía de fuera prisas y no al estrés. Pero la slow food es mucho más que un movimiento gastronómico, cultural y ecológico. Ha resultado ser incluso una fuerza que remueve conciencias a todos los niveles.

Hoy en Manageat, siempre pendientes de las tendencias en restauración y gastronomía, queremos profundizar en un tema tan apasionante como esta nueva concepción de la vida. Una filosofía que apuesta por el bien comer y el “bien estar”, a través de un tratamiento ecológico, justo y sostenible de los alimentos desde todos los puntos de vista y perspectivas posibles, e implicando a todos y cada uno de los actores que participan en el proceso.

¿Qué es la slow food?

Podemos afirmar que la slow food es un movimiento social a nivel internacional que busca la máxima sostenibilidad del sistema alimentario, exigiendo del mismo y de aquellos actores que participan en el proceso de producción, unos altos estándares de calidad, salubridad y justicia. Todo ello en favor de una alimentación más sabrosa, una vida más saludable, un planeta más sano y un comercio más justo.

slow food

¿Cuál es el origen de este movimiento?

Es en Roma donde en 1986 surge la semilla de un movimiento que ya se estaba gestando en Bra (Piamonte italiano) tras una manifestación convocada frente a un McDonald’s. Tan solo tres años más tarde se firma en París el Manifiesto Slow Food, suponiendo así el nacimiento oficial de este movimiento. En la actualidad la slow food se ha convertido en toda una organización a nivel mundial. Y es que al poco tiempo de su surgimiento, ya eran numerosos los países que por doquier se unieron a este ambicioso proyecto global, y aún sigue su expansión. A día de hoy son 160 los países que apoyan esta concepción de la alimentación y la gastronomía. En este enlace puedes encontrar amplia información y un detallado cronograma con la historia de la slow food.

¿En qué se basa el concepto de slow food?

Son tres las premisas esenciales de este movimiento y se basan principalmente en el tratamiento, la manipulación y el consumo que hacemos de los alimentos. Esto a su vez encadena con las repercusiones que pueden producir y producen estas acciones en el medio ambiente y en nosotros mismos. Así, la slow food basa su filosofía en lo siguiente:

  • Que los alimentos sean buenos. Es decir, se apuesta por alimentos frescos y de calidad que conserven todo su sabor natural. Y además, que estos alimentos sean de temporada y de cercanía. Una premisa enfocada al disfrute de la comida y al mantenimiento de la cultura local.
  • Que la comida sea limpia, y esté fuera de todo tratamiento químico que pueda dañar nuestra salud y la del medio ambiente. La slow food promueve el cultivo saludable y el bienestar animal en todo tipo de producción de alimentos. Una apuesta firme por la salud del planeta, tanto a nivel individual como colectivo.
  • Que el comercio de alimentos sea justo. Para que ninguna entidad pueda especular con un bien tan de primera necesidad como es la comida. Y para que tanto productores primarios como los propios consumidores tengan derecho a recibir y a pagar, respectivamente, un precio justo por los alimentos. Dentro de este apartado cabe destacar el interés de la slow food en apostar por los restaurantes kilómetros cero, una característica que hace que esta filosofía de vida sea etiquetada como un movimiento eco-gastronómico.

Restaurantes sostenibles

España slow

En España el auge por una cocina más sostenible y una alimentación más saludable también lleva tiempo ganando adeptos. Ya hablábamos en un artículo anterior sobre gastronomía sostenible del importante auge que este tipo de tendencias estaban experimentando en la actualidad. España slow es uno más de los Convivium (o comunidades) con los que cuenta este movimiento internacional. España slow arranca con fuerza en el 2003 después de etapas muy dubitativas y gracias a la publicación de la primera revista Slow en español. A partir de ahí el movimiento va cobrando fuerza y extendiéndose por buena parte del territorio nacional (Madrid, Compostela, Barcelona, etc.). Nuevos proyectos cobran vida y cada vez son más los restaurantes que se apuntan a esta forma tan sostenible de saborear la vida.

¡Qué paradoja la de que lo slow se abra camino, despacio pero con paso firme, en un mundo en el que todo avanza a una velocidad vertiginosa (y está repleto de negocios fast por doquier)! Parémonos a disfrutar de la gastronomía y de la vida slow.

Desde Manageat nos gustaría que este artículo haya servido para concienciar un poco más sobre las bondades de la alimentación y la gastronomía sostenibles. Tanto para nosotros mismos como para el medio ambiente. Y apostamos a que también traerá muchas alegrías a los negocios gastronómicos que promuevan esa sostenibilidad. En el próximo post hablaremos de las posibles razones por las que tus clientes no vuelven a tu negocio gastronómico. No te lo pierdas.