5 puntos esenciales en la gestión de A y B

Gestión de A y B

Como en todo, una gestión eficaz es clave para el éxito de cualquier negocio; en nuestro caso, gastronómico y de hostelería. La gestión de A y B es un proceso que no sólo implica la correcta manipulación y preparación de los alimentos y bebidas, sino también una serie de aspectos de vital importancia, como son la gestión de inventarios o la optimización de costes, entre otros. Pero sobre todo, es muy importante la creación de experiencias memorables y diferenciadoras para los clientes.

En Manageat contamos con una amplia experiencia y formación en la gestión de negocios gastronómicos y departamentos de A y B. Por eso, hoy queremos hacer hincapié en la importancia de una buena gestión. A continuación nos pararemos en los 5 puntos fundamentales en la gestión de A y B que todo negocio de hostelería debería cumplir de manera escrupulosa y obligada.

Gestión de A y B, puntos imprescindibles

Gestión de A y B

1. Llevar un control riguroso de inventario y proveedores

La gestión efectiva del inventario asegura que dispongamos de suficientes suministros para satisfacer la demanda en todo momento. Además, sin incurrir en excesos que puedan llevar al tan indeseado food waste o desperdicio alimentario. Esto incluye seleccionar proveedores de confianza que ofrezcan productos de calidad a precios competitivos.

Un buen sistema de gestión de inventario también puede resultar muy útil a la hora de rastrear el uso de los ingredientes y materias primas, lo que es fundamental para controlar los costes y mantener la calidad. Cualquier negocio de restauración o departamento de A y B podría ahorrar una cifra nada desdeñable al cabo del año si sabe elegir bien los proveedores, comparar los precios y comprar de manera inteligente. Es algo a lo que hay que dedicar tiempo, pero no cabe duda de que merece la pena.

2. Trabajar en la optimización de costes y precios

El segundo punto fundamental de la gestión de A y B es, sin duda, la relación entre costes y precios de venta. Y es que una de las claves para que un negocio sea rentable es el equilibrio entre la calidad de los productos y su precio. Esto requiere de establecer una estrategia de precios óptima, teniendo en cuenta los costes de los ingredientes, la elaboración, y otros gastos asociados. Además, claro está, de la demanda y la aceptación de cada uno de los platos. En fin, desembocamos, como siempre, en la utilidad del menu engineering.

La optimización de costes también implica buscar formas de reducir el desperdicio, y aumentar la eficiencia en la preparación y en los tiempos de servicio. Todo lo que acaba en la basura no son únicamente alimentos o materias primas, es también parte del posible beneficio.

F&B manager, gestión de A y B

3. Mantenimiento y supervisión de la calidad y seguridad alimentaria

Garantizar la calidad y la seguridad de los alimentos es esencial. Esto no solo implica cumplir con las normativas sanitarias pertinentes, sino también implementar prácticas rigurosas en la manipulación y almacenamiento de alimentos más allá de los APPCC. La formación continua del personal en higiene y seguridad alimentaria es fundamental para mantener altos estándares.

En general, la adecuada gestión de A y B en éste y otros aspectos pasa por aplicar unas buenas prácticas por parte de todo el equipo.

4. Estar al día en innovación y tendencias del mercado

Otro de los puntos clave en la gestión de A y B es mantenerse al día y actualizado con respecto a las tendencias del sector. Conocer las novedades que están surgiendo en el mercado y las preferencias de los consumidores puede ofrecernos ventajas realmente competitivas. Pensemos, por ejemplo, en la introducción de nuevos platos, la adaptación de menús a dietas especiales, o el uso de la tecnología para mejorar la experiencia del cliente.

En definitiva, un buen gestor de A y B ha de estar en la continua búsqueda de lo que el cliente va demandando, y adaptarse a ello. Pues no deja de ser una manera de conseguir nuevas oportunidades de negocio y ampliar nuestro público objetivo. La innovación debe estar alineada con la identidad y los valores del establecimiento.

Cuestionario de satisfacción del cliente

5. Apostar por una óptima experiencia del cliente

Como decíamos antes, la experiencia del cliente va más allá del producto que le ofrecemos. También incluye el ambiente, el servicio, la identidad de marca y muchas otras cosas más. Desarrollar una estrategia de marketing efectiva que resalte estos aspectos puede atraer y retener clientes. Esto incluye, por ejemplo, el uso de redes sociales, storytelling, programas de fidelización o eventos especiales. Pero también otras técnicas más innovadoras pero fundamentales, como el food design; la creatividad en la gestión de A y B también es un punto a favor.

Por todo esto, la gestión de A y B requiere un enfoque global que abarque desde la logística de las materias primas y los costes hasta la calidad y la experiencia del cliente. Si se pone el foco en estos puntos esenciales, los locales de hostelería pueden mejorar su rendimiento y asegurar su sostenibilidad a largo plazo. Es algo fundamental, dada la alta competitividad y la oferta variada y de calidad existente dentro de nuestro sector.

No te pierdas nuestros consejos, ideas y tendencias sobre el mundo de la gestión gastronómica. ¡Suscríbete a nuestra newsletter!

El Libro Blanco de MANAGEAT

IDEAS Y CONSEJOS PARA AFRONTAR LA GESTIÓN DE TU NEGOCIO GASTRONÓMICO

Desde Manageat esperamos que este artículo te resulte útil en el día a día de tu negocio gastronómico o departamento de F&B. Si te ha interesado, no te pierdas nuestra próxima publicación.

Newsletter

No te pierdas lo último en tendencias de restauración y gastronomía. Suscríbete a nuestro Newsletter.