Cómo afrontar los nuevos retos para la gastronomía y la restauración

Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en pinterest
Pinterest

El devenir de estos últimos años trae consigo una serie de retos para la gastronomía y la restauración que no debemos perder de vista. Y que por supuesto, deberemos afrontar de la mejor manera posible para poder seguir adelante con nuestros negocios gastronómicos. La crisis sanitaria, la económica, una inflación de récord, entre otros factores, han puesto patas arriba el sector de la hostelería, provocando incluso el cierre de muchas empresas.

Pero tras la tempestad llega la calma y ahora lo que toca es confiar en lo que sentencian los libros de economía: todo cambio conlleva una oportunidad y hay que aprovecharla. Aunque eso no evita que tengamos por delante una serie de retos para los que habrá que prepararse a conciencia. En Manageat, tu equipo de expertos en gestión gastronómica, te contamos hoy cuáles son esos retos para la gastronomía y qué se puede hacer para superarlos.

Cortes o crisis de suministros

Desde 2020, pero sobre a partir de 2021, han ido confluyendo varios factores para que en más de una ocasión hayamos sentido que la crisis de suministros podía llevarnos al desabastecimiento de ciertos productos. Empezando por las compras compulsivas durante el confinamiento, pasando por el atasco del Ever Given en el Canal de Suez, la escasez de microchips, los paros de los transportistas por la subida del combustible, hasta llegar al conflicto armado en Europa y todo lo que supone, casi cualquier sector de nuestro país ha temido por la falta de alguno de sus productos axiales.

Dadas las circunstancias, una crisis de suministros es algo que no podemos descartar. Por lo que será mejor prevenir cuando aún estemos a tiempo. Te dejamos un artículo sobre el tema en el que puedes encontrar algunas ideas.

retos para la gastronomía y la restauración

Precios de la energía e inflación

Otro de los retos para la gastronomía y la restauración en la actualidad es, sin duda, los altos precios de la energía, además de los inquietantes índices de inflación en los que nos movemos. Con estas circunstancias, ahora es el momento de revisar la gestión de nuestro restaurante y centrarnos en la optimización de todos los recursos, reducir el desperdicio de energía, de alimentos, de esfuerzos… En fin, apuntarse a la filosofía del lean management y de la economía circular. La digitalización del negocio también ayudará, y mucho, en éste y otros temas. Por lo que recomendamos contar siempre con la ayuda de expertos en gestión gastronómica.

Por otro lado, y si es posible, deberíamos apostar por el consumo de energías renovables. Poco a poco o como podamos, para, de una sola vez, hacer nuestro negocio más rentable, más sostenible y más comprometido con el medio ambiente. Porque de hecho, la ecosostenibilidad dentro de poco será una necesidad, una exigencia. 

Falta de personal con y sin cualificación

Ya desde antes de la pandemia, la escasez de mano de obra cualificada en hostelería suponía uno de los grandes problemas del sector. La alta estacionalidad, la falta de formación dentro de las propias empresas, el fácil acceso a estos trabajos sin tener que estar cualificado y la necesidad de mano de obra temporal han sido y son irremediables constantes en la hostelería. Si a esto le sumamos las duras condiciones laborales, los sueldos que no se corresponden y los desincentivos en forma de ayudas promovidos en la actualidad, hoy en día es muy complicado encontrar profesionales de la restauración cualificados, pero también sin cualificar. Uno de los grandes retos de la gastronomía y la restauración y quizá de los más complicados. ¿La solución? Evitar la rotación del personal apostando por su motivación y sobre todo, por programas de formación adecuados.

retos para la gastronomía

Conciliación laboral y revisión de horarios

Aunque quizá más a largo plazo, la revisión de los a veces interminables horarios en la hostelería será un aspecto cada vez más cuestionado. Lo mismo que la dificultad para conciliar la vida personal con estos trabajos. El teletrabajo ha impulsado ideas que parecían utopías (como la semana laboral de 4 días, por ejemplo) a convertirse en realidades, aunque muy puntuales. Por supuesto, ni llegarán las semanas de 4 días a la hostelería ni el teletrabajo;) (al menos nosotros no seremos testigos de ello), pero sí que la corriente de estos movimientos (y la falta de personal de la que acabamos de hablar) llevará cada vez a más negocios gastronómicos a la revisión de sus horarios.

Debemos tener en cuenta, por último, que estos horarios unidos a los bajos salarios suelen ser una de las principales causas de la rotación del personal. La revisión de los horarios así como la de las tareas y responsabilidades de los empleados, además de tratar de tener en cuenta su opinión (a través, por ejemplo, de reuniones periódicas con ellos) ayudará a evitar la desmotivación de nuestros recursos humanos.

La nueva reforma laboral

Volviendo al problema de la escasez de profesionales del sector, otro de los grandes retos para la gastronomía, la restauración y el turismo en general es cómo afrontar la nueva reforma laboral y los cambios que conlleva. En un sector tan estacional como éste, la contratación de extras y la temporalidad son inevitables. Con una reforma recién entrada en vigor, aún nos queda por ver cómo se adaptará el sector a estos requerimientos laborales. Como posible alivio, podemos plantearnos el objetivo de reducir la estacionalidad. ¿Cómo? Apostando por nuevos modelos de negocio que complementen el nuestro en temporada baja. Servicio de delivery, host kitchen, restaurante virtual, etc. ¿Necesitas ideas?

Nuevos clientes más conectados

Que exigirán servicios también más digitalizados. Como por ejemplo, webs ágiles y atractivas con posibilidad de reserva online, servicio de delivery o take away, medios de pago digitalizados, etc. Para ello, será conveniente ponerse cuanto antes a digitalizar el negocio gastronómico. Será una manera de poder fidelizar a los nuevos clientes. Para hacer este proceso de digitalización más fácil y llevadero, te aconsejamos contar con la ayuda de profesionales. ¿Te ayudamos?

Desde Manageat confiamos en que nuestro post de hoy te haya resultado interesante. En el próximo, hablaremos sobre los cambios en la distribución de las cocinas de los restaurantes. Por cierto, ¿aún no tienes nuestro ebook de gestión gastronómica? ¡Descárgate más de 150 páginas de ideas, consejos, recomendaciones y tendencias sobre el mundo de la restauración! ¡No te lo pierdas!