10 consejos para optimizar la carta de tu restaurante

Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest

Si estás pensando en optimizar la carta de tu restaurante, va siendo hora de que centres tu atención en otros aspectos que van más allá de la simple estética de la misma. Por supuesto que un buen diseño y una correcta presentación son imprescindibles, pero existen muchos otros factores que influyen en su eficacia. Porque cuando hablamos de optimizar la carta del restaurante, no sólo estamos pensando en hacerla más agradable a los sentidos, sino también en conseguir convertirla en una herramienta útil y eficaz para nuestro negocio gastronómico.

Por eso, tus expertos en el mundo de la gestión gastronómica te damos hoy una serie de consejos para que repienses tu carta, tanto física como digital, y le saques todo el partido que sea posible. Desde Manageat confiamos en que estas sugerencias te sirvan para considerar si tu menú, tal y como lo tienes ahora, te está dando todo el rendimiento que podría. Y si no es así, te aconsejamos que te pongas manos a la obra. Porque recuerda, la carta es la primera impresión que los clientes se llevan de tus platos.

optimizar la carta del restaurante

1. Utiliza las bases de datos a tu favor

La información es clave para cualquier tipo de empresa y lo mismo ocurre con los negocios gastronómicos. El análisis de datos no sirve únicamente para gestionar las finanzas, las operaciones o la reputación del restaurante. Sino que también es increíblemente útil para optimizar tu carta. Ya hablábamos en un artículo anterior del menu engineering, una herramienta esencial hoy en día para la productividad de un restaurante. La ingeniería de menús utiliza dos técnicas para sus cálculos: una se basa en optimizar los costes de los platos; y otra, la que más nos interesa aquí, en proporcionar datos sobre la aceptación de cada uno de los platos. Este tipo de estadísticas serán valiosísimas a la hora de optimizar la carta de tu restaurante y también el rendimiento de tu local.

2. Diferencia entre carta física y carta digital

Es muy probable que no vendas los mismos platos en la mesa del restaurante que en el delivery o el take away. Entonces, ¿por qué la carta de ambos formatos ha de ser la misma? Seguro que muchas de tus propuestas no son viables para el delivery porque no mantendrían las condiciones óptimas del plato. Y por otro lado, quizá tengas la posibilidad de ofrecer muchas opciones para llevar que sin embargo, en el local no serían demandadas.

3. No te pases con el número de platos

Para optimizar la carta de tu restaurante procura que no sea demasiado extensa. Sobre todo la carta en formato físico. Además de perder mucho atractivo, si tu carta contiene platos de más, conseguirás que el cliente dude más de la cuenta y le resulte difícil tomar una decisión entre tanto plato. Caso distinto es el de la carta digital, en donde si utilizas un buen sistema de filtros de búsqueda, el número de platos que tengas en carta no será tan importante.

4. Reduce las descripciones

Más bien dales un toque especial a esas descripciones. Sin que sean demasiado largas (tanto que no sepamos exactamente qué es lo que vamos a comer), trata de utilizar etiquetas para tus platos que inspiren confianza. Por ejemplo, si son productos de cercanía, incluye la localización; o si se cocina de manera tradicional, refléjalo.

5. Ofrece medias raciones

O incluso tapas, menús degustación y todo aquello que permita al cliente probar un poco más de tu cocina. Por supuesto, siempre que sea factible. Estas porciones reducidas suelen tener un precio más alto proporcionalmente, aunque el cliente percibe lo contrario. Esto hace que pida más platos y muy probablemente acabe repercutiendo en nuestro margen de beneficio.

6. Cuida las imágenes

Decide si las necesitas en la carta física. Dependiendo del estilo de tu local, serán o no apropiadas para tu carta en papel. Pero si decides incluirlas, que sean de calidad, por supuesto. En cuanto a tu carta digital, aquí sí que su uso resulta imprescindible, ya que el cliente no tiene ninguna otra referencia de tus platos ni de tu negocio. Es obvio que las imágenes han de ser excelentes, por ello es imprescindible que inviertas en esto si tus ventas online son remarcables. Igualmente, asegúrate de que tu carta digital esté optimizada para la vista móvil.

7. Desvía la atención de los precios

Existe una hipótesis bastante extendida que dice que es mejor no poner el icono de la moneda en la carta para no hacer que el cliente focalice su mirada en los precios. Sea así o no, lo que sí sabemos es que para optimizar la carta del restaurante, los precios tienen que tener la importancia justa. Es decir, ser sólo una referencia y no una manera de disuadir a nuestro cliente acerca de pedir un plato. De este modo, es conveniente no darles demasiado protagonismo con cifras terminadas en 0.99 por ejemplo, pues esta estrategia inspira poca confianza y nos lleva a pensar en que el precio prima por encima de la calidad. Tampoco aconsejamos poner los platos ordenados de menor a mayor precio (bastante común en las cartas de vino y otras bebidas), pues eso hará que los últimos ni se miren.

8. Potencia tu imagen de marca

Es decir, haz que tus clientes te reconozcan o identifiquen tu nombre nada más ver tu carta. Para ello, utiliza tus colores corporativos, el tipo de letra, el estilo e incluso un formato común para toda la papelería si hablamos de la carta física. Reforzar el branding de tu restaurante hará que tus clientes te recuerden más fácilmente.

9. Inserta opiniones en tu carta digital

Siempre que sea posible y que no esté en un formato estático como los QR por ejemplo. Si tienes web propia y la utilizas para la venta online de tus platos, ésta será una excelente manera de optimizar tu carta. Y por consiguiente, para tu negocio gastronómico

10. Crea tu carta como si tú fueras el cliente

En cualquier tipo de negocio la empatía con nuestros clientes es una herramienta fundamental. Siéntate, mira el boceto de tu menú, léelo con atención y mira si te convence. Si puedes, pídeles a tus trabajadores que hagan lo mismo. Siempre es buena opción proponer una lluvia de ideas para discutir vuestras impresiones. ¿Esta carta me llama la atención o me aburre? ¿Los nombres de los platos les hacen justicia? ¿Por qué elegiría este plato antes que este otro, aún sabiendo que el primero está mejor elaborado? ¿Qué me dice esta carta de su cocina? ¿Y de sus cocineros? O si es en formato digital, ¿encuentro fácilmente los platos? ¿Las fotos son atractivas? ¿Se corresponde la descripción con las imágenes? ¿Qué sensación me transmite? ¿Cómo será el restaurante físico? Etc.

Desde Manageat esperamos que este artículo te haya resultado interesante. Y que sirva para que le des una vuelta a tu carta con el fin de mejorar su efectividad. En nuestro próximo artículo contaremos cuáles son los principales eventos de gastronomía  para 2022. No te lo pierdas.