Grocerants o mercaurantes: el auge del modelo híbrido

Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest

Grocerants o mercaurantes en su versión española. Quizá el término aún no forme parte de nuestra jerga cotidiana, pero no tardará en hacerlo. De hecho, ya son numerosos los países en los que este modelo híbrido, del que seguidamente os hablaremos, lleva años consolidándose. El fenómeno de los grocerants o mercaurantes es de todos modos relativamente reciente. Lo que no podemos negar, es que ya venían anticipándolo monstruos del marketing, como por ejemplo IKEA, a quien poco le costaba no ingresar nada con sus albóndigas, pues bien lo amortiguaba manteniendo a sus clientes por más tiempo en sus instalaciones, entretenidos con la experiencia de comprar (y por supuesto, comprando). Hoy en Manageat, expertos en la gestión de negocios gastronómicos, queremos contarte qué son, y qué oportunidades o amenazas puede representar este nuevo modelo de negocio a caballo entre el food retail y la restauración.

grocerants o mercaurantes
Fuente: https://www.merca2.es/

¿Qué son los grocerants o mercaurantes?

Grocerants o mercaurantes nos suena a “palabro” inventado, ¿verdad? Y no nos falta razón, pues no aparecen bendecidas aún ni en el Cambrigde Dictionnary ni en la RAE. Tampoco tardarán mucho en convertirse en neologismos oficiales, pues la expansión del fenómeno al que nombran se antoja exponencial. Grocery + restaurant o mercado + restaurante, he aquí la explicación. Un grocerant o mercaurante es aquel negocio de venta de alimentos que ha optado por vender comida preparada con la doble opción de llevar, o de tomar in situ.

Como acabamos de mencionar más arriba, los de IKEA (aunque lo que venden es mobiliario) ya pensaron en este concepto de ofertar comida preparada para tomar en la misma tienda. Ampliaban así el tiempo que permanecía el cliente en sus instalaciones (dato importante), y mejoraban su experiencia con respecto a la imagen de marca (compensando incluso la subsecuente y más o menos frustrante experiencia del montaje de muebles;)  Países de oriente y occidente llevan ya algunos años apostando por este nuevo modelo de negocio en pequeñas tiendas de alimentación, supermercados, hipermercados, o hasta incluso tiendas de ropa, como el Flax & Kale de H&M Barcelona. Tesco, Sainsbury’s, Carrefour, Whole Foods, Lotte Mart en Corea del Sur, en donde venden de todo, Coles en Australia, y muchísimos más repartidos por todo el planeta. En España, esto no ha hecho más que empezar, pero ya son numerosas las cadenas de híper y supermercados que han comenzado la andadura de esta nueva aventura. Para más detalle, aconsejamos este magnífico artículo, que enumera la oferta actual de grocerants (o mercaurantes) en España.

¿A qué se debe el auge de los mercaurantes?

¿O por qué un cliente puede decantarse por comer en un mercaurante antes que en un restaurante? ¿Cuáles son las razones de preferir uno u otro lugar?

El cliente ha cambiado

Una razón más que probable para que el modelo híbrido del mercaurante triunfe. Nuestra vida, nuestros hábitos y nosotros mismos hemos cambiado. El cliente milenial o los de las generaciones de las últimas letras del abecedario probablemente no saben o no tienen tiempo para cocinar. Y probablemente, tampoco gocen de poder adquisitivo para comer todos los días fuera. Podemos pensar que eso también les ocurría a los que ahora tienen 35-45 años, pero entonces recurrían más a los fast food o a los restaurantes tradicionales. El cambio de hábitos radica tanto en el poder adquisitivo (ahora se comienza a trabajar a edades más tardías) como en la concienciación por llevar una alimentación saludable. El grocerant o mercaurante ha sabido adaptarse a esas nuevas necesidades plantando cara a ambos fast foods y restaurantes tradicionales.

La experiencia por encima de la comida

Otra de las necesidades ocultas que un mercaurante ha sabido desvelar es la prioridad que el cliente da a la experiencia. Incluso a algo tan nimio y cotidiano como hacer la compra. Pues efectivamente, hacer la compra sabiendo que después no tienes ni que cocinar ni que fregar la vajilla constituye toda una experiencia. Además podemos pasar más tiempo comprando, y deleitando nuestros sentidos con el marketing de estanterías. Casi siempre insistimos en el valor de la experiencia para el cliente, quien en un mundo de sobreoferta, da primacía a las vivencias frente a la comida.

La vida cotidiana se convierte en ocio

Y es que gracias a los grocerants o mercaurantes ya no hay que buscar una ocasión especial para comer fuera. Basta con salir a hacer la compra. Los escasos momentos de ocio que nos cede la frenética vida diaria se ven compensados por estos respiros. Respiros y descansos, en donde a la vez que cumplimos con una de nuestras tareas, podemos relajarnos a disfrutar de una comida sin sentir cargo de conciencia por esos momentos de tiempo libre.

Precios muy competitivos

Quizá el punto más fuerte y competitivo de los mercaurantes: el precio. Una oferta de platos con tarifas muy asequibles para cualquier bolsillo. Aunque la diferencia de precios se observa sobre todo en la bebida, ya que aquí se paga a precio de supermercado, con lo cual la diferencia para con un restaurante es considerable.

Oferta de “good” fast food

Volviendo al cliente actual, y como decíamos más arriba, los grocerants o mercaurantes han entendido su interés por la comida rápida pero al mismo tiempo sana y saludable. Y así, entre otras muchas opciones de platos más o menos tradicionales según el enclave, los mercaurantes han sabido introducir la opción healthy entre su oferta gastronómica. Fast pero good, aspecto que compite directamente con los restaurantes de comida rápida.

Amplitud de horarios

Y es que tenga o no tenga cocina, los platos del mercaurante van a estar disponibles durante las horas de apertura del establecimiento. Factor, éste, muy beneficioso para aquellos que, por diferentes motivos, tengan que comer fuera de los horarios convencionales.

Ventajas para el grocerant o mercaurante

Aparte de ese extra de income, una de las ventajas que ha encontrado el food retail en los mercaurantes es el tiempo que mantiene al cliente en sus instalaciones. Lo que normalmente amplía también su cesta de la compra. Además, ofrecer comida preparada puede ayudar a fidelizar a la clientela. El ahorro de personal es, por otro lado, un punto a favor para los supermercados, ya que prácticamente con el mismo personal de tienda se da el servicio de comidas. Por último, es probable que el modelo responda a una economía circular en donde se minimice el desperdicio de alimentos.

Retos a los que tienen que enfrentarse los restaurantes

Recopilando lo que hemos comentado hasta ahora, los principales retos a los que se tendrá que enfrentar el restaurante tradicional frente al auge del mercaurante son:

  • El precio competitivo. Aspecto que se deberá compensar con la calidad y el servicio.
  • La experiencia del cliente. Algo de lo que hemos hablado en innumerables ocasiones y que requiere de replantearse muchas de nuestras actuaciones como gerentes de A & B.
  • La funcionalidad. O el hecho poder de comprar y comer al mismo tiempo. Es decir, el ahorro de tiempo en la presurosa vida que llevamos, y que tanto cuesta a veces conseguir en un restaurante.
  • El ahorro de personal. Un factor con el que no se puede competir directamente, a no ser que se apueste fuertemente por el delivery o el take away.
  • La posibilidad de ver los platos. Y tener la opción de quedarse o no, si no nos gusta lo que vemos.
  • El restringido horario de cocina. Y sobre todo de comedor. Replanteando turnos, horarios, la operatividad, y la oferta de platos se podría luchar contra este particular.

Oportunidades y puntos a potenciar por los restaurantes

  • Oportunidad de diferenciarse. Los grocerants o mercaurantes no dejan de ser cadenas de supermercados, que no tardarán en ofrecer un producto muy similar en todas sus franquicias. El restaurante debe aprovechar esta flaqueza y presentar su cocina como diferente, exquisita y única.
  • Good o healthy food. Aunque no sea tan fast. Pero el cliente que de veras busca un estilo de vida saludable basado en una alimentación sana, probablemente no confíe tanto en la comida preparada. Un restaurante que ofrezca productos sanos, locales o de cercanía, y que huya de las cuartas y quintas gamas, puede encontrar un buen nicho de negocio frente a los mercaurantes.
  • La atención personalizada. Porque por muy bien que nos traten en un supermercado, muchas veces queremos que nos mimen, y que nos sirvan el vino cuando la copa flaquea. O que sepan, nada más entrar, cuál es nuestra mesa preferida. La atención al cliente y la fidelización es una necesidad a potenciar.
  • Oportunidad de explorar nuevos modelos de negocio. E incluso otros nichos de mercado. Hablamos del take away y del delivery, del chef a domicilio, y de tantas y tantas opciones que, con creatividad, pueden ser un verdadero éxito.
  • Repensar los horarios. O más bien, gestionar mejor el tiempo. Sin duda, una debilidad a la que se le presta poca atención en los restaurantes. Y que, sin embargo, es lo que tira del carro en la sociedad actual.

Conclusiones

Grocerants o mercaurantes, ¿amenaza u oportunidad? Los tiempos cambian y todos cambiamos con ellos. Debemos, por lo tanto, adaptarnos. Antes o después, con más o menos facilidad, pero siempre intentando encontrar las oportunidades y las riquezas que conllevan dichos cambios, que las hay.

Aprovechemos, entonces, la posibilidad que nos brindan los mercaurantes de diferenciar nuestros negocios gastronómicos con un producto y servicio paralelo que, bien gestionado, puede coexistir con el del mercaurante. O exploremos otros nichos, como el de las cocinas fantasma, o el del delivery. El caso es seguir manteniendo nuestro sueño con ilusión y con nuevos puntos de vista. Todo es posible.

En Manageat queremos que estés al día de todo lo se cuece en el mundo del negocio gastronómico. Por eso, hoy te hemos hablado de los grocerants o mercaurantes. En el próximo post intentaremos darte las claves para optimizar el diseño de procesos. No te lo pierdas.