La tarifa plana llega a los restaurantes. ¿Te apuntas?

Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en pinterest
Pinterest

No es la primera vez que te hablamos de la tarifa plana en restaurantes y negocios del mundo de la gastronomía. De hecho, hace un tiempo te planteábamos las ventajas que podría tener suscribirse a un restaurante, tanto para el cliente como para ti en virtud de empresario gastronómico. Y te contábamos igualmente cuáles eran los orígenes de este nuevo modelo de negocio. Nuevo en nuestro sector, porque en otros ya lleva un tiempo siendo todo un éxito. Te recomendamos leer previamente nuestro artículo sobre suscripciones a negocios gastronómicos, con el fin de que te pongas en situación y puedas saborear mejor nuestro post de hoy.

Porque la tarifa plana en restaurantes ya es un hecho y porque en Manageat, tus expertos en gestión gastronómica, nos encanta estar pendientes de las nuevas tendencias del sector, te traemos hoy algunos ejemplos de negocios que ofrecen un modelo de tarifa plana en el tiempo o en los productos (enseguida profundizamos). Esperamos que este post sirva para animarte a tomar la iniciativa, a incluir en tus productos una buena suscripción y a conseguir un buen número de suscriptores, o a establecer una tarifa plana y atraer a más clientes.

tarifa plana restaurantes

Suscripción mensual a un servicio de comidas o bebidas

Si has leído nuestro anterior post, ya sabrás que este tipo de suscripción responde a una copia de los modelos actuales de Netflix, Amazon, HBO, etc. Y aunque lleva relativamente poco tiempo utilizándose en el mundo de la gastronomía, ya son muy numerosos los negocios que, sobre todo al otro lado del charco, han optado por apuntarse a sus beneficios. Bien es verdad que en España aún falta tiempo (para las grandes cadenas) y confianza (para los pequeños empresarios) para que el modelo de suscripción se propague y se convierta en un producto más de los negocios gastronómicos.

Pero, ¿en qué consiste la suscripción mensual?

Es fácil adivinar que esta opción consiste en el abono de una tarifa plana, normalmente mensual, que da derecho al disfrute de un determinado número de servicios gastronómicos. Además, este modelo de negocio sirve para potenciar los programas de fidelización del cliente, y por esta razón se suelen contratar junto con algún tipo de fidelity card o loyalty pass.
tarifa plana restaurantes

Algunos casos de éxito

Así, por ejemplo, la cadena de comida rápida Taco Bell ha lanzado su Taco Lover’s Pass, solo disponible a través de su app, y donde una de sus ventajas es precisamente la del acceso a un producto al día (de entre una selección) a cambio de una suculenta cuota mensual. Digamos, unos $10 en EEUU.

Pret-à-manger, por su parte, también cuenta con un servicio de suscripción a sus Barista-made drinks. En Reino Unido, por ejemplo, 5 bebidas diarias están a tu disposición si te suscribes a un plan con tarifa plana de £25 mensuales. E incluyen una novedad: el primer mes es gratis (como hacía Amazon en España hasta hace bien poco).

Seguimos con otra tarifa plana en restaurantes o negocios gastronómicos, esta vez la de Panera Bread. Sus suscriptores en EEUU pueden tomarse un café cada dos horas y además, rellenar su taza siempre que estén dentro del local. Como novedad, te dan un periodo de prueba y los tres primeros meses no pagas. ¡Nada mejor para los amantes del café!

Los restaurantes BJ’s tienen un programa de tarifa plana para su selección de cervezas que, lamentablemente, solo está disponible por el momento en California. Por $30 bimensuales tendrás derecho a cerveza ilimitada y muchas ventajas más (volvemos a la fidelización del cliente).

Ejemplos de Suscripción mensual en España

Si nos damos un paseo por las tarifas planas en restaurantes españoles, destacaremos un par de casos. Por un lado, el restaurante Grina en Tenerife que desde hace un par de años dispone de distintos tipos de suscripción a sus menús. Yeva de Grina, además de ser uno de los pocos negocios gastronómicos en España que apuesta por esta nueva tendencia, le añade con cierta destreza y diseño muy cuidado las ventajas del delivery. Así, Yeva te ofrece una tarifa plana semanal para almuerzos y cenas o para solo una comida. Lo mismo con cuota esta vez mensual. Y por último, la opción de una tarifa plana totalmente personalizada. ¡Más flexibles, imposible!

En segundo lugar encontramos al primer restaurante de alta gama en España que se atreve con la tarifa plana en su restaurante. Importante destacar que quien escoge poner en marcha este modelo de negocio de suscripción lo hace de manera complementaria al resto de sus servicios. Así, Chef du Jour propone una tarifa plana en su restaurante para aquellas 600 personas que se convertirán en miembros de su selecto club. En este caso, la membresía es vitalicia existiendo, entonces, una cuota única inicial de 690€ más 195€ cada vez que se disfrute de este servicio (máximo 9 veces al año). La suscripción incluye un menú degustación de unos 8 o 10 platos con bebidas y café.

Tarifa plana en los productos

Supongamos que lo de poner una tarifa plana mensual en tu restaurante no termina de cuadrarte. Bien porque tus clientes son de paso (como los de un lugar muy turístico o los de un comedor de carretera), bien porque simplemente no estás seguro de si te van a salir las cuentas (tenemos nuestras dudas).

Pues en estos casos, existe otro tipo de tarifa plana: la de poner todos los platos de tu carta al mismo precio. Y cuidado, porque no estamos hablando en absoluto del concepto de buffet libre, no. La tarifa plana en los productos no tiene nada que ver con la suscripción periódica a tu negocio gastronómico. Sino más bien a lanzar un único precio para un menú que el propio comensal confeccionará con los productos de tu carta. Algo que puede resultar muy atractivo para los clientes, y en dónde tú deberás jugar con tu oferta de platos según los productos de cada temporada… Para que te cuadren los números esta vez. Desde luego, vas a ahorrar mucho tiempo a la hora de pasar la cuenta al cliente;) Es otra opción. Aunque, en este caso, ya lleva años aplicándose en muchos restaurantes nacionales. Por ejemplo, en el restaurante del Hotel Paraíso de Granada.

Sea cual sea tu elección, a la tarifa plana en restaurantes le vemos más bien pocas desventajas. Porque todo vale, sí, pero siempre que esté bien implementado. ¿Quieres que te ayudemos?

Desde Manageat esperamos que este artículo te sirva para animarte a dar un paso al frente y probar nuevas oportunidades de negocio. En nuestro siguiente post hablaremos sobre la gestión de datos en restaurantes y negocios gastronómicos. ¡No te lo vayas a perder!