¿Qué es el Food Experience Design?

Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest

Food experience design, un término que quizá te resulte familiar pero que aún no ocupa un lugar en tu vocabulario habitual. Lo queramos o no el mundo del diseño se está abriendo paso con fuerza en las cocinas y restaurantes de medio mundo. Y no sólo se están innovando los alimentos, las recetas o los espacios. También hay un interés cada vez más creciente por diseñar las mejores y más auténticas experiencias gastronómicas. Y es que comer no es únicamente el acto de masticar y deglutir alimentos; esto ya lo tenemos más que claro. Comer es sobre todo la experiencia de comer, lo que rodea a ese momento en el que nuestro sentido del gusto disfruta, o eso se pretende. Comiendo pueden estimularse incluso otros sentidos como el olfato y la vista. El food experience design va mucho más allá, pues busca una transformación del comer, convertirlo en un acto sensorial en el que la experiencia sea plena, y que además de los anteriores se deleiten otros sentidos como el oído y el tacto. Y quizá algún día se llegue hasta estimular la propiocepción. Todo se andará.

Hoy en Manageat, tu equipo de personas dedicadas a los negocios gastronómicos en cuerpo y alma, nos adentramos en el maravilloso mundo de contrastes y curiosidades que ofrece el diseño aplicado a la gastronomía, y sobre todo, a la experiencia del cliente en restauración. Esperamos que te resulte interesante.

food experience design

¿Qué es el food experience design?

No sólo es importante lo que comes, sino cómo lo comes. Este pensamiento, aunque no lo creamos, lo tenemos asumido de manera intrínseca tanto si somos restauradores como si somos clientes. Una sopa de mariscos puede ser el manjar más exquisito que te puedas imaginar en este preciso instante. Pero si te la tienes que tomar de pie en plena calle y al abrigo de un invierno leonés, te dejas la sopa sí o sí. Ya puede saber a gloria.

Somos muy conscientes de que la experiencia que rodea a los platos que vendemos es realmente importante, a veces casi más que los alimentos por los que vamos a pagar. Y en realidad todos los negocios gastronómicos venden alguna experiencia, más o menos simple, pero al fin y al cabo una experiencia. Ofrecer una mesa al lado de una chimenea, cenar en una terraza con velas al lado del mar, disfrutar de música en directo en el comedor, o incluso una cuidada atención al cliente, todo eso son food experiences, y la mayoría de los clientes acuden a nuestros comedores en buena parte para disfrutar de estas experiencias.

El food experience design es aquella disciplina englobada dentro de las muchas e innovadoras tendencias del food design. Su principal cometido es diseñar las vivencias que rodean a la comida desde un punto de vista lo más original posible e impactante para el cliente. Es diseñar esa experiencia culinaria desde la perspectiva del arte. Porque, como decíamos antes, comer no es sólo comer, sino mucho más. En un mundo tan globalizado y con tanto exceso de oferta, comer ha de ser una verdadera food experience.

food experience design

¿Qué tipos de experiencias gastronómicas existen?

Pues gracias al food experience design y a su rápido desarrollo en los últimos años, podemos encontrar experiencias culinarias innovadoras y de todo tipo. Las más clásicas, y las que en algún momento han sido tendencia o continúan siéndolo, son por ejemplo las barras giratorias de los restaurantes japoneses, en donde cada uno se sirve aquello que prefiere; los pintxos vascos y el tapeo en general; o algo más atrevido como las cenas a ciegas o los restaurantes colgantes a modo de grúa.

Pero como acabamos de decir, éstas serían las experiencias gastronómicas más o menos tradicionales. El food experience design se ha extendido tanto que ya existen por todo el mundo empresas especializadas en crear esas experiencias gastronómicas personalizadas. En España, Simply FAB es un buen ejemplo.

Por otro lado, también muchos restaurantes han comprendido la conveniencia de apostar de lleno por la experiencia del cliente. Restaurantes ubicados en cuevas o a la orilla del mar, comedores de hielo, locales temáticos como los de famosas cadenas de restauración. O comer compartiendo mesa con una jirafa, degustar un pollo asado al calor del Timanfaya… Si os apetecen más ideas, os dejamos aquí este curioso ranking de restaurantes peculiares a los que habría que ir al menos una vez en la vida.

food experience design
Fuente: https://quotienttravel.com/

¿Estarían los clientes dispuestos a pagar más por una buena food experience?

Por supuesto que sí. En este aspecto tenemos que ser rotundos porque estamos convencidos del papel que juega la experiencia que vive el cliente en un negocio gastronómico. En realidad, en cualquier tipo de negocio. Empezando por lo más simple: un cuidado trato del cliente. Con esto simplemente, ya tendrás al comensal más que predispuesto a ser menos reticente con los precios. Imagínate si le ofreces una verdadera experiencia gastronómica, si le haces sentir ganas de no abandonar tu restaurante, o de volver a entrar nada más salir. El cliente busca experiencias, y en este punto es donde tú como restaurador y tu negocio como bar o restaurante podréis diferenciaros frente a la infinita competencia. Porque, recuerda, comer se puede comer hasta en un supermercado, pero gozar de una verdadera food experience casi que no. Aprende a aprovecharlo.

En Manageat nos encanta traerte temas originales y ofrecerte algunas ideas que puedan ayudarte a mejorar tu restaurante. Esperamos que la experiencia con este artículo sobre food experience design te haya servido al menos de inspiración. En el próximo post hablaremos de tecnología para restaurantes. no te lo pierdas.