Sí, todo vale. Pero bien implementado 

Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest

Hay muchas maneras de empezar el desarrollo de un proyecto gastronómico y hay aún más variedad en la tipología de promotores y pretensiones que éstos tienen al llevarlo a cabo.

Incluso entre todos los que ya somos propietarios encontraríamos mil y una aproximaciones sobre cómo entender el sector. Esta variedad de pretensiones, de motivaciones iniciales, no tan sólo es buena sino que está en el ADN de nuestro rubro. El sector gastronómico debe ser heterogéneo para poder dar respuesta a todas las necesidades que existen, tan diversas como diferente es un shawarma o un un menú gastronómico.

Algo que sí tenemos en común todos nosotros son las ganas de formar parte de un proyecto ganador. La definición de ganador en hostelería da para una reflexión a parte, igualmente seguro que todos lo definiríamos de la siguiente manera: la posibilidad de llamar la atención del público al que nos dirigimos consiguiendo que nos elijan a nosotros en lugar de al de al lado. Y a poder ser que lo hagan varias veces a la semana 😉

Ya pocos discuten que tener un buen concepto es condición indispensable para que un proyecto sea exitoso. Una verdad que se hace obvia y actual al ver que muchas veces son los sectores menos tradicionales los que lideran estas creaciones de conceptos.

Es desde sectores poco bragados en el mundo de la restauración desde donde se capitanea en ocasiones el desarrollo de ideas que son germen de los proyectos mas diferenciados y novedosos. Conceptos que suelen tener mucho que ver con la experiencia del usuario pero poco con aquellos temas menos románticos y creativos que se derivan de la operativa del día a día del negocio.

¿Cuántas veces hemos pasado por locales impresionantes que han tenido que bajar la persiana a pocos meses de su apertura?,  ¿cuántas veces nos hemos sentado en un restaurante en la que el equipo no tiene conexión alguna con el comensal? Podríamos hacernos muchas preguntas similares. E aquí la importancia de una buena implementación para conseguir un proyecto ganador.

Aterrizar lo más etéreo y holístico con decisiones concretas que funcionen en términos de logística y costes, es gracias al acierto en la toma de decisiones en esta fase, seguramente menos vistosa y reconocida, y a una buena formación de nuestros equipos, que daremos con proyectos generadores de beneficios, eficientes en términos de logística y costes y tal vez sostenibles en el tiempo.

¿En Manageat sabemos un poco de ello, te animas a conocernos?

En Manageat creamos estrategias de comercialización para restaurantes, siempre personalizadas y adecuadas a cada tipo de negocio gastronómico. Estudiamos las necesidades in situ, y trabajamos mano a mano con el cliente.