Metaverso y gastronomía, ¿cuáles son sus posibilidades?

Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en pinterest
Pinterest

Metaverso y gastronomía son dos conceptos que pueden parecer incompatibles a primera vista. El uno (intangible) situado en las antípodas del otro (tangible y degustable), parece que la combinación de ambos puede quedarse en un simple intento de atrevida innovación gastroartística. Sin embargo, la tecnología avanza tan rápido que nos cuesta a veces digerir con normalidad los cambios tan abismales que nos promete. Lo que ahora nos parece una mera quimera tecnológica, probablemente nos sorprenderá con una serie de atractivas posibilidades para el mundo de la restauración y la gastronomía que, por supuesto, ni se nos había pasado por la cabeza contemplar nunca antes.

El increíble mundo del metaverso se abre ante nosotros quizá con demasiadas expectativas, pero seguro que si no todas, la gran mayoría formará parte de una revolución en la hostelería (por descontado que en tantos otros sectores también), como en su día lo fue Internet. Bienvenidos a la metagastronomía y a todo lo que este impredecible futuro nos depare.

Hoy en Manageat, entusiasmados con las nuevas tendencias gastronómicas y de restauración, trataremos de contarte un poco más sobre metaverso y gastronomía. Y las posibilidades que la conjunción de ambos pueden aportar -o eso creemos- a nuestro sector. Esperamos que esta inmersión en el aún desconocido universo de la intangibilidad te resulte divertido, curioso e interesante.

¿Qué es el metaverso?

Para empezar a bucear por este maravilloso pero desconocido metauniverso, debemos antes tener claro en qué consiste esta nueva dimensión de la tecnología e incluso del mundo real/virtual. Como si de una idea de esas que Platón intuía en su cueva se tratase, los «objetos» que el metaverso pondrá a nuestro alcance no serán más que eso, ideas, sensaciones que viviremos casi como si fueran reales. Así, el metaverso es ir un paso más allá de ambas realidad virtual y aumentada; un estímulo para nuestros sentidos que nos permitirá experimentar cosas, casos y situaciones de todo tipo, incluso aquellas a las que no podríamos acceder en el mundo real (o más bien físico). En resumen, un mundo paralelo por el que nuestro avatar «se paseará» y «disfrutará» de todo tipo de experiencias, eso sí, virtuales.

Non Fungible Tokens

Pero para comprender un poco mejor lo que es el metaverso o metauniverso, no podemos olvidar otros dos conceptos clave como son los tokens y los NFTs. Y es que su interrelación es indudable. No en vano el creador de Meta, Marc Zukerberg ya está pensando en ofrecer a los usuarios de su famosa red social la posibilidad de crear, acuñar y vender o alquilar NFTs, favoreciendo así la especulación en un mercado virtual de bienes también virtuales (aunque con un referente digital que existe en el mundo real).

Así, mientras que un token es una suerte de vale o bono digital intercambiable por moneda o bienes reales (por ejemplo, una criptomoneda), el NFT (non fungible token) es una especie de certificado de autenticidad y sobre todo, de unicidad y exclusividad de un bien digital obtenido a través de su asociación a una transacción en una blockchain (la más habitual por ser la primera es la red Ethereum). Es decir, el NFT tampoco es el bien digital en sí, sino el hecho de poseerlo, además, en exclusividad.

Por ejemplo, un bien físico único (digamos una joya creada en exclusividad por un artista para un personaje importante) tiene un certificado de autenticidad. Puede demostrarse, por muchas copias que se hagan del original, que ésa joya es única porque lleva la firma o la marca del autor. Y seguramente también un certificado de su autenticidad. Con un bien digital probar su autenticidad es mucho más complicado, puesto que es intangible y muy fácilmente copiable. De hecho, de los bienes digitales (vídeos, gifs, jpgs, etc.) puede haber copias a miles y aunque se incluyera en esos bienes una firma o certificado de autenticidad digital, éste también se podría copiar muy fácilmente.

Por ello, se utiliza la blockchain, una plataforma en la que se pueden crear, programar y almacenar contratos y transacciones. Y que nos sirven, entonces, para autenticar la propiedad de ese bien digital mediante un código único que se almacenará en esta red pública que es Ethereum. Y ese código que prueba la propiedad y exclusividad es el NFT.

Sin dejar de movernos por el metamundo en su máxima expresión, entrar en el metarverso nos permitirá, por ejemplo, visitar virtualmente una galería de arte, una tienda de ropa o un exclusivo restaurante en la otra punta del mundo y adquirir, si así lo deseamos, el NFT de uno de esos cuadros digitales, o del último anuncio de unas famosas zapatillas de deporte, o de la receta de una nueva creación gastronómica presentada en ese metarestaurante. Por cierto, esa galería, tienda o restaurante pueden o no existir en el mundo real. Puro platonismo, ¿verdad?

metaverso y gastronomía
Fuente imagen: https://es.bitcoinethereumnews.com/

Foodverso

Por poner un ejemplo ya más específico de metaverso y gastronomía y en donde los NFTs son uno de sus elementos axiales, resulta más que interesante el primer universo meta del mundo de la comida. Onerare, el foodverse tal y como ellos denominan su proyecto, es una plataforma virtual con forma de juego que está siendo todo un éxito, y que además sirve para recaudar fondos con finalidad benéfica. Orare, la moneda (o currency token) de este foodverso, permite a los foodies hacer transacciones con los agricultores, descubrir y crear recetas, y en fin, adquirir NFTs con los que podrán participar en pequeñas batallas con propietarios de otros NFTs. En resumen, todo un metamundo por descubrir.

MetaWaferse

Otro juego que conjuga metaverso y gastronomía (o más bien hostelería) es MetaWaferse, un mundo virtual que te permitirá construir tu propio metarestaurante y que otros clientes acudan. Por supuesto, no podían faltar los NFTs vinculados a «activos» del propio juego, que se podrán intercambiar utilizando Waferse, la currency token o criptomoneda de MetaWaferse.

Posibles aplicaciones en el mundo de la restauración

Aunque todavía es muy pronto para discernir sobre las posibles aplicaciones del matrimonio entre metaverso y gastronomía, la imaginación no tiene límites y parece que la tecnología tiene aún menos. Entonces, por nuestra parte que no quede. Acertaremos o no, pero aquí te dejamos las que creemos son las oportunidades que se avecinan para el sector de la gastronomía y la restauración.

  • Crear una verdadera carta virtual. En la que las imágenes de tus platos en 3d se abrirán paso por delante de las meras descripciones en papel. Una carta en la que el cliente verá cómo es el plato, su presentación, la cantidad… Una carta en la que tus creaciones se verán mucho más apetecibles a ojos de los comensales.
  • Promocionar tus platos por todo el mundo. ¿Te imaginas que una persona de cualquier lugar del mundo entre en tu metarestaurante y se quede con las ganas de probar una de tus exquisitas creaciones? Las posibilidades de metaverso y gastronomía desde el punto de vista del marketing y la publicidad se antojan infinitas.
  • Que tus clientes cenen en tu restaurante sin moverse de casa. Sólo tendrás que preparar tu take away o delivery junto con unas gafas de realidad aumentada y tu restaurante digitalizado en el metaverso.
  • Asistir a un curso de cocina con los mejores. Puedes impartirlo tú o puedes ser tú el que asiste. Y también podrás hacerlo sin salir de casa. Desde luego, puede convertirse en un magnífico producto de cross selling para tu negocio gastronómico.
  • Ofrecer la posibilidad de cenar dónde y con quién el cliente desee. En su mesa preferida, frente a la chimenea, con alguno de sus avatares favoritos, en verano en pleno invierno, todo depende que lo diverso que sea tu metarestaurante.
  • Crear una colección de NFTs de experiencias o recetas únicas y ponerlas a la venta. ¿Por qué no? Si tu negocio gastronómico consigue moverse por este entorno digital con soltura, será cuestión de tiempo el que conviertas tus activos digitales en NFTs que pueden darte un buen pellizco económico. Y si no, mira lo que ha hecho Taco Bell últimamente.
  • Organizar verdaderos eventos virtuales. Empezando por la prueba, incluso, de un menú de boda. O mas bien del entorno, los salones, la presentación el ambiente… Cenas de empresa o de amigos en tiempos de pandemia en las que no cabrá excusa para anulaciones de última hora por precaución, prevención o escasa distancia social.

metaverso y gastronomía

Ventajas que le vemos a la unión de metaverso y gastronomía

  • Expansión de tu mercado. Es obvio que donde lo físico no puede llegar, llega lo virtual. Metaverso y gastronomía pueden hacer que tus productos se conozcan en cualquier punto del planeta.
  • Potenciación de tu branding. Porque como hemos dicho antes, el metaverso propone un sinfín de oportunidades publicitarias y de promoción de la marca.
  • Diferenciación de tu marca. Desde luego, en los inicios el metaverso será cosa de unos pocos, quienes podrán destacar, sin duda, entre sus competidores.
  • Protección contra imitaciones. Vendiendo NFTs, como ya ha hecho alguna empresa del sector vitivinícola con el fin de protegerse contra la piratería de sus productos.
  • Fidelización de tus clientes. Sobre todo de aquellos más jóvenes ya nacidos en esta era digital. Aunque si conoces bien a tus clientes, seguro que también sabrás cómo sorprender a los más analógicos.
  • Captar nuevos clientes. Y en cualquier parte del mundo. Para venir a comer a tu local. O para comprar NFTs de tus productos virtuales.
  • Aumento de beneficios. Es obvio que a mayor mercado los beneficios deberían aumentar. Siempre que sepamos controlar los gastos…
  • Proliferación de dark kitchens y restaurantes virtuales. Lo destacamos como ventaja porque en realidad esta circunstancia significaría la reducción de costes para el negocio gastronómico en cuestión, al no necesitar de salón comedor ni de personal de sala. Aunque también comprendemos que esto es muy discutible.

¿Y los inconvenientes?

  • Mercado aún muy restringido. Y es que a pesar de que podrás mostrar tus productos en cualquier parte del planeta, aún queda mucho tiempo (y dinero) para que la población tenga acceso a esta nueva realidad. Es decir, estas experiencias quedarán reservadas, al menos al principio, a una clientela selecta pero minoritaria.
  • Posible desconfianza de los clientes. El proceso de compra de tus platos o productos será mucho más visual y atractivo. Pero no es lo mismo ver un coche o una prenda de ropa que un plato de tu carta. Claro que se come más con los ojos que con la boca, pero muchos clientes pueden ser muy reacios a comprar si lo que perciben en tu metarestaurante no se ajusta después a la realidad. En fin, que no hay que pasarse con los filtros.
  • Gran coste o inversión. Que probablemente solo puedan soportar las grandes cadenas de restaurantes. Una vez más, el mercado tanto de oferta como de demanda, parece que será bastante reducido. Al menos, como decíamos, en los comienzos del metamundo gastronómico.

En conclusión, metaverso y gastronomía están a punto de aterrizar en nuestras vidas para hacernos un poquito más digitales y menos realistas. El universo digital se cuela en nuestras mentes para conducirnos, esperemos que no, a un punto de inflexión en que no sabremos distinguir entre los dos mundos de Platón: el inteligible y el sensible. Tratando de ser un poco más optimistas, preparémonos también para los maravillosos descubrimientos que, mientras tanto, podremos disfrutar sin que dejen nunca de sorprendernos.

Desde Manageat esperamos que este artículo haya servido para conectarte un poco más con la tecnología que nos viene encima. Y para que vayas tanteando las oportunidades que nos puede brindar. En nuestro siguiente post te contaremos cómo mejorar la gestión de un take away. ¡Hasta la próxima!